Coleccion de sexo En la Creamfield, parte 2 (SEX)


⇓ Descargar Vídeo HD

Coleccion de sexo
Como dice el titulo, en la creamfields parte II. La primer parte la pueden leer aca:
Ver Video
Ver VIDEO
Camino a la otra carpa yo no podía mas con mi calentura. Paramos a comprar otros tragos, unas botellitas de agua y nos fumamos uno antes de acercarnos al escenario. Me encantaría decirles que Dj era el que estaba por arrancar, pero la verdad que yo ya le estaba dando poca importancia a lo que pasaba arriba de los escenarios. -Vamos para adelante, dijo un amigo. Y todos le seguimos. Esta vez estratégicamente me pare a la izquierda de Nadia. Adelante nuestros amigos, a su derecha su hermano y yo un pasito más atrás. Empezó el Dj y el baile, le puse la mano en la cintura y acercandome a su oído le convide de mi vodka con energizante. Yo le tenia el vaso con mi mano izquierda mientras la derecha la tenia apoyada en su cintura, justo donde empezaba su pantalón, en ese momento se cruzaron nuestras miradas, ella saco levemente la lengua cuando apoyo el sorbete en su boca, mi mano bajo un poco mas, ella tomo, había tensión y se notaba. -Gracias, dice, y gira su cara hacia el escenario. Yo me voy para atrás, no si antes dejar caer mi mano acariciándole la cola. No quería empezar abruptamente el manoseo de vuelta, así que, con menos paciencia que la vez anterior empecé a simular bailar mientras rozaba su cola. Pero esta vez no iba a conformarme con tocarla con mis nudillos o el dorso de la mano, mi ubicación estaba ideal para empezar a acariciarla con toda mi mano abierta. Puse mi mano en su cintura, ella dio un pasito para atrás, y su hermano que estaba a su derecha ya no podía ver lo que pasara ahí atrás. Entonces mi mano empezó a moverse al centro de su espalda y empezó a bajar? del cinturón a su cola, sintiendo como se notaba la tanguita abajo del pantalón. Mi mano se movía en círculos, al compás de la música. El culito de ella también, de un costado a otro. Despacito ella fue aminorando el movimiento, ya no movía el culo de derecha a izquierda sino más bien de atrás hacia delante. Mi mano bajo y esta vez se quedo en su cachete derecho, acompañando el movimiento que hacia. En ese momento mi corazón me latía a mil, tenia miedo que se de vuelta, diga algo, pero no? ya la tenia entregada la putita. Después de un ratito agarre confianza y mi mano ya se movía por toda su culito, empecé a apretarlo suavemente, a sentirlo, siempre de su lado derecho. La situación me tenia con la pija al palo mal, ella solo se dejaba hacer, así que después de sobarla un rato mas mi mano empezó a moverse al medio del orto? mi dedo del medio quedo justo en su rayita, y ahí empecé a apretar; bien a la altura de su culito. Me imaginaba a ella sintiendo la presión, de mi dedo sobre su pantalón y el hilito de la tanga en su agujerito. Me calentó el doble, la vi abrirse un poquito de piernas, por lo que, presionando con mi dedo medio empecé a bajar mas la mano. No se imaginan que linda sensación tener a la putita así de entregada, al notar que mi mano bajaba empezó a sacar culo para afuera, yo no podía mas de la hinchazón que tenia en la pija, me calenté, pase a su nalga izquierda y se la apreté bien, pero bien abajo, para después pasar mi mano entre sus piernas y con dos dedos acariciar bien su conchita. No se imaginan lo lindo de tener a la atorranta esa así de entregada. La histeriquita, la mandona dejándose manosear. La muy puta bailaba contenta, levantaba los brazos, hacia comentarios al resto de los chicos y bien inteligente se puso de costado, dándome bien la espalda. Por un momento parecía estar a punto de levantarla del suelo, ella sacaba mas culito y yo mandaba mas mano. No aguante más. En un momento que su hermano se adelanto para hablar con un amigo que estaba adelante, la agarre con mis dos manos de su cintura y le pegue mi pija en el medio de su culo. Mi calentura era increíble así que se imaginan la dureza que habrá sentido. La muy puta movió el culito y se pego mas, y así como le frote toda la pija por el orto pase a pararme a su derecha. Seguimos bailando y cuando veo que su hermano estaba distraído vuelvo a hacer, la agarro de la cintura, la pego bien a mi pija y esta vez moví mi cadera para adelante para que sienta mejor la presión de mi pija al palo, disimuladamente nuevamente y pase para su izquierda. Seguimos bailando con mi mano derecha recorriéndole toda la raya del orto y apretando su nalga izquierda, la apreté con fuerza; a ella no le importaba, seguía moviéndolo al ritmo de la música. En eso se acerca a su hermano y dice ?voy al baño?. –
Vas al baño? Pregunte. Yo también, no doy mas. –
Dale, vamos. Salimos entre la gente, agarrados de la mano y nos dirigimos hacia el sector de los baños, pero no pasamos ni cerca. Camino a ese sector, atrás de un puesto que vendía tragos la puse contra uno de los árboles que hay en el predio y pegándole bien la verga contra su conchita empecé a comerle la boca. Ella enseguida la abrió, presionando su cuerpo contra mio, y dejo salir su lengua para recorrer toda la mía mientras me agarraba de la nuca. Sentía sus tetas contra mi pecho, su mano atrayéndome a ella y mi verga frotándola, de un lado a otro. Mi mano izquierda busco volver a manosearla, esta vez por adelante. Al sentirla en su conchita ella apoyo su cola contra el árbol y levanto un poquilito una de sus piernas. Ahí la tenia, a la difícil, entregada como la mas puta de todas, dejándose manosear la concha con fuerza. Dejamos de transar y pegados frente con frente empieza a manosearme la verga y me dice: -.no puedo mas? y la apreté mas contra mi. -Veni? y agarrandola de la mano empecé a caminar para afuera del predio. – No vamos a salir! que le decimos al resto? -No se, ya se nos va a ocurrir. Eran las 4 de la mañana y todavía no había amanecido. Mi auto lo tenía estacionado en el medio de la avenida, ya que para esos eventos todo el mundo los estaciona ahí, previamente pagándole a un ?trapito? para que lo ?cuide?. Casi empujándola la metí en el asiento de atrás, tire los asientos para adelante para estar mas cómodos y los dos sentados comenzamos a tranzarnos de vuelta. Mientras le acariciaba las tetas; las sentía blandas, pero bien paradas, ella me acariciaba la pija, la apretaba. Yo hacia lo mismo con sus pezones, estaban durísimos, como tantas veces se los había notado a través de sus remeras. Le levante la musculosa y ahí estaba, con un corpiño de encaje negro y mirándome con cara de puta. Le comí el cuello mientras se lo desabrochaba y con mi mano en su nuca pare para mirarla de nuevo, primero a los ojos después sus tetas? su piel bien blanca y sus pezones rosa clarito. Estaban bien puntiagudos y no eran ?patys? sino mas bien chiquitos. Me encantaron. Le agarre las dos tetas con mis manos y empece a chuparselas, ella me agarraba de la nuca y me pasaba la lengua por mi oreja mientras lo yo seguía compenetrado en esos pezones duros. Note que estaba desabrochándose el pantalón y yo hice lo propio con el mío, dejándomelos por las rodillas y quedando en boxer. Apoyado en el respaldo la atraje contra mí. A la vez que me la tranzaba ella me manoseaba la pija que estaba durísima, bien gruesa, caliente y, al sacarla del boxer, se podía notar como se le habían hinchado todas las venas. La agarre con mi mano libre y la apunte a su cara, mientras con la mano en su nuca le marcaba bien lo que quería. No hizo falta mas nada, se inclino y empezó a pasar la lengua por la cabeza de mi pija, que en este momento parecía por reventar. La chupaba como si fuera un heladito primero y después se la metió toda en la boca. Yo no podía mas, con una mano le manoseaba las tetas y con la otra buscaba un preservativo que tenia en la billetera. Una vez que lo encontré la separe de mi verga y empecé a ponerlo. De haber seguido con la chupada de verga que me estaba dando esta hija de puta le hubiese acabado todo en la boca, pero la verdad que en ese momento quería cogerla toda. Ella se baja el pantalón mientras me pongo el forro, se lo deja por las rodillas también y se baja la tanguita, poniéndose de costado, con su cabeza contra la puerta. La conchita la tenía como me la imaginaba: labios bien grandes y rosas, completamente depilada. La acomodo bien, la atraigo hacia mí y de costado le acerco la pija metiéndole solo la cabeza. Tenia la conchita muy mojada. Le agarro una nalga y se la abro bien? ahora puedo ver como mi pija esta en la entrada de su conchita y su culito apuntándome. Con una de sus manos en el asiento y la otra en la puerta empezó a empujar contra mi? quería tener toda la pija adentro y le di el gusto. Me incline encima hacia su lado, le agarre del pelo, le dije: -Entera? -Entera? Metela ahora. Y así fue, mi pija bien gorda y dura le entro toda mientras se le escapaba un gritito de calentura. Ahí le mas tire de sus pelos y la saque arranque a meter y sacar con fuerza mientras la escuchaba gemir. Estuvimos así un rato hasta que se la saque, me senté contra el respaldo y ella sacándose el pantalón se sentó sobre mi, con una pierna de cada lado, de frente, cara a cara. Se dejo caer arriba de mi verga mientras me comía la boca. Comenzó a cabalgarme moviéndose como una excelente puta. Sin dejar de subir y bajar dejo de besarme y se ataba el pelo con una hebilla. La veía asi… con los ojos cerrados, la cabeza tirada levemente hacia atrás y con sus dos manos en el pelo? cabalgando. Con sus tetas moviéndose al compás, fue increíble. Acto seguido me agarra de la nuca, pega su cara a la mía, empieza a gemir con mas fuerza y a cabalgarme mas intenso. Se notaba que se venia el orgasmo, yo le seguia el movimiento con mis manos en su culo, apretándoselo bien. En eso la atraigo bien hacia mi, le clavo los dedos en su ojete y ella apretándome del pelo empieza a gemir mas fuerte que antes y termina dando un gritito de satisfacción?no me aguante y también acabe. Quede fusilado, la intensidad con la que habíamos cogido pocas veces se va a volver a repetir. Nos cambiamos enseguida. -dale, vamos. Me dice con tono mandón. Volvió a ser la Nadia de siempre. Entramos al predio gracias a que las entradas son pulseritas plásticas que no pueden sacarse, teníamos llamadas perdidas de nuestros amigos y su hermano. Yo guarde el celular y nos metimos en una carpa que estaba cerca de los baños, ella contesto que los esperábamos ahí que estaba genial el Dj (no sabíamos ni quien era) y la excusa fue que después de los baños entramos a escuchar y que le mandamos mensajes, pero que les habían llegado tarde. Fue un placer. Rocker.
Tags: relatos

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *