Gratis sex Mi gran paja con la braguita de una de mis vecinas (SEX)


⇓ Descargar Vídeo HD

Gratis sex
Hola que tal un saludo a todos, es mi primer post y espero que sea del agrado de los que tenemos esa fijación por la ropa femenina, pero bueno aquí comienzo con mi post. Esto sucedió hace aproximadamente 7 años pero desde hace como 15 años me nació el gusto por las prendas intimas de las mujeres, pero como les comentaba esto fue hace unos 7 años, justo al lado de mi casa una familia de 4 mujeres se mudaron y para mi suerte a las 4 ya las conocía, 2 de ellas siempre me atraían, una de ellas tenía un años más que yo y la otra un año menor, las otras 2 era la mamá de ellas que calculo tenía unos 45 años pero aún se conservaba con buen físico y la otra era la hija menor de la señora y hermana de las otras 2 con apenas unos 15 años, pero como buena genética también de buen cuerpo. Siempre que las veía nos saludábamos por cortesía y lógico por ser vecinos y yo siempre admirando sus cuerpos. Un día estando hasta la parte de atrás del jardín de mi casa vi a la hermana mayor en su cuarto pues tenía una ventana que ocupaba casi toda la pared, estaba limpiando su cuarto en ese momento ella tenía unos shorts color blanco y gracias a eso vi que tenía puesta una braguita roja ya que no me vio que la vi agachandose y viendo como se marcaba el color rojo sobre el blanco de sus shorts, la verdad desde eso momento la vi con otros ojos, mientras ella limpiaba yo seguía en el jardín y me di cuenta que saco un cesto de ropa sucia en el balcón de su cuarto, mi cabeza comenzó a tener varias ideas, pero no me hice ninguna ilusión ya que pensé que sólo había sacado el cesto porque limpiaba su cuarto, pero aún así no perdí esperanza alguna, entre a mi casa y regrese como 2 horas después al jardín y vi que ella ya no estaba limpiando pero ahí en su balcón seguía el cesto de ropa, por lo que me imaginé que ahí siempre dejarían la ropa que lavarían. Había días que iba al jardín y veía que no dejaban ningún cesto de ropa para lavar y otros días si, así que regularmente daba mis vueltas pues en mi mente ya tenía un plan para hacerme de una buena paja con alguna prenda íntima que pudiera encontrar en ese cesto, hasta que un día me decidí a dar ese paso, fui al jardín y vi que estaba el cesto, ese día planee como subir hasta su balcón y hurgar para ver que me encontraba, esperé hasta las 2 am aproximadamente para que los demás vecinos y esas vecinas ya estuvieran durmiendo, subí las escaleras de mi casa para llegar a la parte del techo pues mi casa es de un piso, con mucho cuidado vigilé que no hubiera luces encendidas de los vecinos pues si me veían estaba acabado, nunca en mi vida había hecho algo así pero era tanto mi deseo que me acerqué al balcón y para mi mala fortuna el cesto no estaba, quería desaparecer del mundo pues me había arriesgado a que alguien me viera así que rápido baje de mi casa y no me quedó otra que ver al siguiente día si ahora si dejaba el cesto. Al otro día pasó lo mismo nuevamente dejó el cesto de ropa, pero ahora me aseguré de que cuando subiera ahí siguiera, así que esa noche antes de subir fui al jardín para ver el balcón y ahí estaba el tesoro que tanto anhelaba, espere unos minutos y subí al techo igual procurando que nadie me pudiera ver, lentamente me acerqué a su balcón y vi el cesto, mi respiración era muy diferente a la normal, ya quería tener alguna prenda de cualquiera de ellas, pues no sabía de quien de todas las vecinas sería lo que me iba a encontrar, me acerqué al cesto y vi bastante ropa, comencé a hurgar pero no podía ver muy bien porque estaba oscuro, lo primero que saqué fue una media pero ya no la metí al cesto por si no encontraba a la primera algo con que hacerme mi paja descomunal, luego encontré unos shorts azules, pero aún no era lo que esperaba seguí hasta que saque del fondo una braguita de seda color negro con un encaje en el frente color negro transparente y un moñito en la parte superior también del frente he de decir que me dan un poco de asco las bragas que tienen mucho color entre blanco y amarillo en la parte donde ponen su panochita, pero estas no tenían nada, ninguna muestra de suciedad, pero si el olor a la vagina de la dueña de esa braguita, mi verga se puso a mil, nunca se me había puesto tan dura es más así la siento en este momento que estoy escribiendo con sólo recordar esa braguita, el olor era hipnotizante así que lentamente me baje el pantalón y los boxers que traía puestos, la olí como por 3 minutos y me imaginaba que las vestía la hija mayor sin realmente saber de quien eran, luego la parte donde va la vagina me la rocé en la cabeza de mi verga que por cierto la tengo circuncidada, la sensación era como estar en el cielo por el sólo hecho de tocar esa parte con mi verga, luego me la enredé y la comencé a subir y bajar lentamente sintiendo la delicadeza de la seda y como resbalaba sobre la piel de mi verga en completa erección, confieso que nunca había tardado tanto en pajearme con una braga pues ese momento era de total soledad y como ya quería correrme me la quite de mi verga y volví a olerla, su olor divino aún lo tengo impregnado un olor de una chica limpia que dejaba el olor natural de su cuerpo sobre esa diminuta tela, seguí y seguí bajando y subiendo mi mano hasta que comenzó a brotar mi satisfacción sobre esa braguita, la sensación siento que me duró una eternidad pues la dejé repleta de mi semen pero con la idea de que se pudiera dar cuenta que estaba mojada por tanto semen, la limpie con la media blanca que había sacado al principio y volví a dejar todo como estaba sin llevarme esa prenda como premio pues no quería ningún problema. Espero que les haya gustado mi relato créanme que me tomé mi tiempo para recrear ese momento inolvidable y aunque no tengo su braguita el recuerdo nadie me lo quita.
Tags: relatos,Tanga,bragas,bombacha,panty,PANTALETA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *