Mirar sexo mis historias. capitulo I… (SEX)


⇓ Descargar Vídeo HD

Mirar sexo
Gente, cómo va? Resulta ser que soy una persona bastante discreta, pero ando con ganas de contarles algunas historias… Espero que puedan ser disfrutadas por uds tanto como yo las disfruto contandolas. Un beso.

Bueno, hoy les quiero contar acerca de una de mis relaciones. Yo estudio XXX en la Universidad y es muy común tener que hacer trabajos en grupo. Un día, bien a principio de año, me tocó juntarme en grupo con Pilar. Sinceramente me sente al lado de ella porque me parecía una mina que era bien bonita: tenía ojos marrones, una carita muy linda, media 1.60 y algo, y más que nada tenía unas tetas muy pero muy gustosas, grandes, redondas, bien marcadas. Simplemente, ricas.

Como les decía, llegue a clase y me sente al lado de ella y tuve la suerte de compartir un grupo con ella. Al principio, la relación fue”simpatica”, bastante superficial, pero a medida que corrió el año fue estableciendose un vínculo mucho mas estrecho e interesante. Me fui enterando que ella salía con alguna gente pero que no tenía una pareja estable, simplemente, conocía y se llevaba bien con algunos pibes. Eso motivaba a tener una esperanza con ella, pero más alla de eso, compartíamos horas de estudio en un grupo y tan solo algunas cenas en las cuales nunca estabamos solos, y a mi no me parecía lo mejor invitarla a salir, estaba buscando un buen momento…

Y el momento llegó, accidentalmente. Un buen día, con los primeros calores de la primavera, fui a la casa de ella y teníamos que hacer un trabajo sumamente complicado, que nos iba a llevar horas. A tan solo quince minutos de haber llegado, Marcela, la otra integrante del grupo, dijo que se sentía mal y que no iba a poder trabajar con nosotros. Por un lado le dije”carajo, se esta haciendo la viva” pero por dentro pensaba que iba a estar bueno poder estar a solas con ella. Ella estaba muy linda, recién se había bañado y tenía el pelo todo mojado, lucía una musculosa negra con un escote sencillo y andaba con unos pescadores color crema. Lo más interesante de todo era como se le marcaban los pechos: sumamente gustosos, muy linda forma, es decir, eran un buen par de tetas…

Mientras se secaba el pelo comenzamos a laburar. Yo sentía que estaba un poco diferente, que el trato era, al menos, raro. No estaba nerviosa ni nada, pero si más abierta, mas en confianza entre los dos. Me ofreció una ensalada de frutas que, con el calor que hacía, era una muy buena opción. El tema es que mientras buscaba la ensalada de frutas en la heladera, ya se puso en pose: abió la puerta y saco la cola para atrás. . Y mientras acomodaba las cosas en la heladera, me hablaba, y simplemente lo único que podía hacer era mirar esa cola que si bien no era tan hermosa, la actitud era bastante interesante… Gustosa. Se dió vuelta y me vio que la estaba mirando, pero hizo como si fuera lo más natural del mundo. Me encantó esa actitud, porque más alla de que ella hubiera insinuado algo, siguió de largo lo más cómoda, sin complicarse… Entonces empezamos a comer la ensalada y a trabajar. Estuvimos un par de horas laburando y nos gano el embole, y a partir de no se que cosa relacionada con el trabajo, empezamos a hablar de que cosas nos faltarían en ese momento para pasarla bien… Estabamos en el sofa, charlando, mirando para afuera, y hablando de que cosas nos faltaban… Estar sentado al lado de ese escote me producía una dificultad muy grande en poder seguirle la charla y mirarla a los ojos y evitar ver esas tetas que me llamaban la atención. Tenían todo para disfrutarlas… Me hubiera gustado hacerme el langa y decirle que me faltaba una caja de condones para pasarla bien, pero no creo que hubiera tenido buenos resultados jaja. Ella me dijo que quería un helado para enfriarse un poco…

“Ay mamá” dije, riendome. Ella me respondió que si, que últimamente estaba actuando bajo sus deseos, y ni bien termino de decir eso, me dio un beso con lengua espectacular, que yo se lo respondí porque no me iba a quedar como un boludo sorprendido. En ese beso sentía su boquita bien tierna, bien rica… Saco su boca y me dijo voy a buscar agua fría, pero ni bien se levanto la tome del brazo y la sinche para devolverle la sorpresa… y respondió sentandose y besandome más. Yo ya estaba teniendo el palpito que iba a ser una buena tarde. Empece a tocarle la pancita por debajo de la musculosa, e iba subiendo la mano hasta que ella me paro por un instante y me dijo:”Vamos a divertirnos, ta?” Y yo reaccione y abrace con mi mano la teta izquierda. Fa. No saben lo que era eso. H E R M O S A. Bien grande y bien firme, era una manteca… Ella empezó a comerme el cuello, morderme las orejas, pasarme la lengua por mis orejas, todo. Con una mano me entro a rozar mi pito que ya estaba duro, y al mismo tiempo que hacía eso, alejo su carita de mi y me observo con una mirada picara y me dijo”Ya veo que nos vamos a divertir mucho”.”Si si” le dije,”mas que divertirte vas a gozar mucho” contesté. Y ni bien le dije eso le saque la musculosa y vi que tenia un soutien negro muy lindo, y ella se lo desabrocho por atrás y cayeron esas tetas jugosas, magníficas, hermosas. Me hundí literalmente en ellas y me las comí todas, el pezón ya estaba bien grande y durito, como para chuparmelo un buen rato…y juguetear, y gozarlo.”Estas gozando?” Le pregunte, y ella sin responderme me agarro mi pito grande y, metio dos dedos en su boca para llenarlos de saliva, y me entro a masturbar.”Juga conmigo y disfruta” Me dijo.”Bueno, dale…” Fue mi respuesta. Me entro a masturbar bien rápido al principió, apretandola, gozandola, se ve que le encantaba hacer ese jueguito. Era impresionante lo bien que me hacía sentir. Al mismo tiempo yo me moje dos dedos y entre a masturbarla con la pescadora entreabierta y por debajo de una bombachita blanca. Era una conchita divina, ya se estaba poniendo bastante húmeda y daban muchas ganas de disfrutarla. Luego ella empezo a masturbarme mas lentamente, pidiendome a gritos que la tocara más y más y más… Y luego de un rato, me dijo”Ahora voy a saltar arriba tuyo y mucho, haceme gozar Pablito”. Bueno, la tome de las caderas, y manos a la obra…

Fue una de los mejores coitos de mi vida. Ya estaba re humeda, ya lo sabía, y si bien use condón, se sentía re rica. Empezo a moverse arriba mío. Era como que estaba en piloto automatico, ella empezo a gemir muy rápido y me hizo sentir muy bien.”Aaaaaaaaaaaaaaaaaah, me estas haciendo gozar nene” me dijo y me encantó.”Para para, ¿queres sentirme? Yo se muy bien lo que voy a hacer” y la tome mas de las caderas y entre a penetrarla mas fuerte. Inmediatamente su cara cambió y definitivamente entro a gozar a otro nivel. Y yo también entre a gozar a otro nivel, estaba penetrando a una tetona divina y sus pechos se movían y creo que tan solo mirandolos podía llegar al orgasmo. Me encantaba hacerselo bien duro y hacerla gemir mucho, era como que me estaba metiendo literalmente adentro de ella. Y llegó su tan ansiado orgasmo despues de unos minutos en donde yo tambien amagaba a meterle mi dedo en su colita: me dijo”dame más dame más dame maaaaaas!!!” y yo cuando sentía que estaba llegando levante mi cuerpo todo lo que pude para que re gozara con ese orgasmo…

¿Y yo, como la seguía? Notoriamente ella seguía gozando su orgasmo, temblando lentamente… Pero se dió cuenta que yo quería algo más. ¿La seguís teniendo durita eh? Poneme en cuatro y acabame todita” Pa… Bueno, habrá que seguir las ordenes. La puse en cuatro, y ni bien vi que ella se corría el pelo para que la viera gozar, me dije a mi mismo que iba a re gozar ese orgasmo. Entre a cabalgarla literalmente. Era como hacer fuerza y recibir la fuerza de sus gemidos. La rompía ella. Tomaba sus pechos todos re calientes y veía su carita que estaba cada vez más coloradita y gemía y gemía y gemía. Su pelo estaba mojado, y cuando entro a moverse mas, sentía que estaba por llegar.”¡Dame más dame más!” Le grite yo. Y ni bien veía como una gota le estaba cayendo de la frente, una gota enorme, largue todo y llegue al orgasmo gritando”aaaaaaaaaaaaaaaaaah!” y seguí un buen rato largando toda la lechita… Me separe de ella, me desplome en el sofa, y ella me saco el condón y me hizo una rica pajita para terminar de largar toda la leche, pero más placer no podía recibir…

Después de eso nos pusimos a charlar y a cagarnos de risa. La pasamos genial, disfrutamos mucho del encuentro y seguimos conversando y entendiendo que capaz que más tarde podíamos seguir con algo, pero que ta íbamos viendo sobre la marcha… Pero eso queda para otra historia.

Nos vemos! Saludos!
Tags: relatos

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *