Porno sex conociendo a laura 3 (SEX)


⇓ Descargar Vídeo HD

Porno sex
Hola sigo con saga de este relato,

CONOCIENDO A LAURA 3. (CONTINUACION)

Tras estar un rato en el baño, se puso un pijama y se metió en la cama conmigo, aquella noche dormimos abrazados de un tirón, al dia siguiente sono el despertador, nos lavantabamos a la vez, como todos los dias, para ir juntos a trabajar, ella se preparaba la ropa mientras yo me afeitaba, ese dia cambiaron las rutinas, abrí su armario y le prepare la ropa con la que tenia que ir vestida a la oficina, y se lo dije:

J.- Hoy la ropa te la preparo yo, vas a ir vestida a mi antojo de acuerdo, si Carlos se insinuaba, ahora va a tener motivos.

Ella no contesto, se limito a mirar que es lo que sacaba yo del armario, unas medias negras,que quedan por medio muslo, una falda negra y una camisa de botones blanca, con unas botas negras altas, y Laura pregunto:

L.- Cariño las bragas y el sujetador lo puedo elegir yo.

J.- No, es que no vas a ponerte.

Su cara se mezclo entre, sorpresa y excitación, estoy seguro, que nunca habia salido a la calle sin ropa interior, pero a la vez esa opción le excitaba muchisimo, tras los 40 minutos de todos los dias, nos pusimos los abrigos y bajamos al garaje a por nuestro coche, la verdad es que estaba guapisima, llegamos a la oficina, yo fuí al parking a dejar el coche mientras ella subia, a su planta, le dije:

J.- estamos en contacto, nos vemos a la salida como todos los dias, por cierto informame de todo lo que te diga Carlos, ok, y ni se te ocurra, ponerte borde con el por el sms, de acuerdo.

L.- De acuerdo.

Fue pasando la mañana, y llego la hora del desayuno, Laura siempre se quedaba en la oficina, y tomaba un cafe alli mismo, yo sin embargo bajaba todos los dias, con mis compañeros al bar que hay enfrente, ese dia propuse cambiar al que esta justo al lado, sabiendo que en el estaria Carlos, el compañero que envio el sms a Laura, como era de esperar alli estaba el, aproveche que se encontraba solo para ir a saludarle, haber por donde salia, mientras mis amigos se sentaban en una mesa.

J.- Hola Carlos, que tal?

Su cara era de sorpresa e incluso, se puso un poco colorado al verme.

C.- Hola que tal.

J.- Bien a desayunar un poco y coger fuerzas.

C.- Mira Jorge, te quiero pedir disculpas, por el mensaje que envie, ayer a Laura, ya le he pedido disculpas a ella, y ahora quiero hacerlo contigo, estoy pasando un mal momento, me acabo de separar, y no se que me paso, y lo envié, lo siento mucho.

J.- No te preocupes Carlos, al reves devo de agradecerte, de lo que me entere, así se lo que hace Laura, fuera de casa, mira te voy a dar mi movil, y tu me das el tuyo si vuelve a tener otro comportamiento similar no dudes en hacermelo saber.

C.- Ya bueno, pero como ella me dijo que por haber echo eso la ibas a castigar, yo me senti culpable.

J.- No te sientas así a las mujeres como Laura, un castigo les encanta dile que te enseñe el movil para ver las fotos que hice, quise fotografiar el castigo, y te invito a que las veas.

C.- No se, me parece muy atrevido, pedirle que me enseñe el movil para ver sus fotos.

J.- No te preocupes, ahora llamo yo a Laura y ella te las enseña sin problema, ademas luego te voy a llamar yo para ver que te parecen.

C.- Pues mira Jorge, pensaba que estabas molesto conmigo, me has sorprendido, de echo si tu quieres, podia invitaros un dia a cenar a los dos y asi nos conocemos mejor.

J.- Eso esta echo, el viernes te parece bien.

C.- Si, yo no tengo nada.

J.- Pues este mismo viernes, como me vas a dar tu movil, hablamos en un rato, para ver que te han parecido las fotos y ya concretamos el sitio de la cena.

C.- Ok.

Me despedí de Carlos y me sente junto a mis amigos, para desayunar.

Tras el desayuno, llame a Laura y dije:

J.- Laura he estado con Carlos en el desayuno, el viernes vamos a cenar con el, por cierto si te pide ver unas fotos en el movil, son las ultimas que hay echas, las de anoche, en las que estas desnuda y atada a la barra de las cortinas.

L.- No pretenderas que le enseñe esas fotos, no?

J.- Si, quiero que se las enseñes, de acuerdo.

L.- De acuerdo.

J.- Por cierto, en el momento que se las enseñes, mandame un sms, como que ya las ha visto ok?

L.- Ok.

Seguí trabajando y tras una hora, un sms llego a mi movil, de Laura.

” ya me ha pedido que si puede ver las fotos”

“se las he enseñado y se ha quedado de piedra, el y su polla, que iba a reventar su bragueta”

Tras ver esto le envia yo a Laura otro.

“Asi me gusta, lo has echo fenomenal, eres una buena puta”.

Ya con el movil en la mano, y tras enviar el sms, llame a Carlos.

C.- Digame?

J.- Hola Carlos soy Jorge, que te han parecido las fotos?

C.- No tengo palabras, Jorge, no se como has conseguido, algo así de una mujer, me parece impresionante, que sumisión, me encanta.

J.- Bueno y yo creo que puede llegar mucho más alla.

C.- Si?

J.- Seguro, de echo lo vas a comprobar el viernes en la cena, ese dia vas a conocer a Laura de verdad.

C.- No se como agradecertelo Jorge, no te puedes imaginar como estoy disfrutando con esto.

J.- Si, si sabes como agradecermelo, y yo te lo voy a decir, Laura lleva tres años en la empresa, y nunca ha tenido ningun aumento de sueldo, hoy es martes, tienes hasta el viernes para conseguirlo, habla con el director de la empresa para dicho aumento, si lo consigues, te puedo asegurar que la noche de la cena no la vas a olvidar en tu vida.

C.- Te aseguro que voy a hacer todo lo que pueda. Pero con esta crisis, es muy dificil conseguir un aumento.

J.- Estamos en contacto, mira esta semana voy a ir a desayunar a la hora de hoy todos los dias al bar que vas tu y hablamos, ok?

C.- Ok.

J.- Por cierto Carlos, no se si te has dado cuenta pero hoy Laura no lleva ropa interior.

C.- Si, si te soy sincero si me he fijado, lleva una camisa blanca, y se le clarea todo el pezón, no sabes la suerte que tienes Jorge.

J.- Pues ya sabes, habla con quien tengas que hablar y me cuentas.

Aquel día cuando llegamos a casa, Laura me conto que Carlos se habia tirado toda la mañana mirando sus tetas, eso me gusto, y supe que ella estaba excitada, pero esa noche no quise tocarla, y se que se fué a la cama con un calenton de cuidado ya que a ella todo esto tambien la excitaba.

Al dia siguiente, le deje ponerse a Laura la ropa que quiso, y opto sin yo decir nada por una vestimenta parecida, respecto a lo de la ropa interior yo no dije nada, y salió de ella el no ponerse nada debajo, nos despedimos en el parking como todos los dias, y yo estaba deseando que llegara la hora del desayuno, para hablar con Carlos, incluso, aquel dia miercoles, no me fuí con mis amigos y me dirigi solo al bar donde estaria el superior de Laura, cuando llegue le dije:

J.- Que tal Carlos como va todo?

C.- Bien Jorge, bien.

J.- Y de lo nuestro hablaste con el director?

C.- Si, y esta muy dificil, le explique de que se trataba, pero me dijo que no es el momento ahora, salvo una locura que se le ocurrio.

J.- Cuentame.

C.- Espero que no te ofendas.

J.- No hombre, cuenta.

C.- Como al principio el director, Sr. Pedro Rios, dijo que no taxativamente, y yo no queria dejar pasar la oportunidad de una noche inolvidable con Laura, le conte lo que me habias dicho y hasta donde estariais dispuestos a llegar, para lograr ese aumento, su cara cambio de repente cuando hizo memoria y recordo quien era Laura, diciendome que esa chica estaba buenisima, yo tambien le informe de las fotos que habia visto en el movil, asi como de a lo que se dedica a hacer a la hora del desayuno, y su gusto por la sumisión, no te molesta verdad Jorge que contara eso?

J.- No sigue.

Carlos era más listo de lo que yo me pensaba, y era capaz de cualquier cosa por estar con Laura.

C.- Entonces el Sr. Rios, me dijo que te trasmitiera, la siguiente oferta, Laura deveria pasar un fin de semana en una casa de campo que tiene el Sr. Rios en la sierra, el aumento respecto del sueldo actual es de 400 ? mensuales, y si aceptas, el viernes antes de ir a la casa de campo te dara 2000 ? en efectivo y el domingo al terminar otros 2000?, ni que decir tiene que Laura aceptaria todas las ordenes dadas por el Sr. Rios claro, que te parece?

J.- Me lo tengo que pensar Jorge, mañana a la misma hora desayunaremos, aqui otra vez y te digo si Laura va o no, ok?

C.- Ok.

Aquella conversación me dejo, pensativo y excitado a la vez, era increible hasta donde habia llegado Carlos por estar con Laura, no era normal contarle algo así al director, pero me excitaba que el director fuera capaz de entregarme 4000 ? por un fin de semana con Laura, y el codiciado aumento, me lo tenia que pensar, y sobre todo hablarlo con Laura, a ver por donde salia, hasta ahora se habia comportado como una sumisa ejemplar, y habia demostrado con creces que le gustaba la dominación, pero esto no se si estaba un poco desfasado.

Aquella tarde llegamos a casa y noto que me pasaba algo, y me dijo:

L.- Me vas a contar que te pasa?, ayer no me diste ni un solo beso, hoy llevas el mismo camino, y ni siquiera me diriges la palabra, acaso no te ha gustado mi actitud desde el otro dia hasta hoy?

J.- No no es eso.

L.- Entonces?

J.- A mi me encanta la dominación, el sado, y pensaba que a ti no tanto, el otro dia me di cuenta de que si, pero no se hasta donde te gusta, no se si me entiendes.

L.- Si te entiendo y que?

J.- Pues que no se hasta donde puedes llegar, no se de que serias capaz?

L.- Seria capaz de hacer lo que tu me pidieras, soy tu sumisa, y quiero serlo siempre, he estado ocultando mis instintos mucho tiempo, y ahora que he conseguido que tu, el hombre que amo, me trate como me gusta no quiero dejar de hacerlo nunca.

J.- Bien, sabes que dentro de la dominación esta la cesión.

Su cara cambio de repente, no se esperaba que dijera algo así.

L.- Si lo se.

J.- Y yo quiero saber si estarias dispuesta a ser cedida a otro hombre, para mi seria un placer saber que puedo ceder algo que es mío.

Se quedo un rato callada y pensativa, bajo la cabeza, y seguidamente la volvio a subir mirandome a los ojos y dijo:

L.- Te he dicho que voy a ser tu sumisa, tu esclava, y que hare todo lo que me pidas, y si deseas cederme lo hare encantada.

Aquellas palabras me dejaron alucinado, hasta donde llegaba su sumisión lo estaba descubriendo ahora mismo, estaba claro que ambos estabamos excitados con la conversación, y yo especialmente por como Laura estaba a mi merced, decidí seguir hablando del tema para subir más aun la temperatura.

J.- Bueno, y si decido cederte entonces lo aceptarias?

L.- Si tu lo decides yo lo acepto.

J.- Bien pues he decido cederte un fin de semana. Este fin de semana.

Su cara sufrio un cambio inesperado, sus mejillas se sonrojaron, y sus ojos se salian de las orbitas, incluso las lagrimas estaban a punto de aparecer, pero dijo:

L.- Sabes que voy hacer lo que me pidas.

J.- Asi me gusta, ya hablaremos, de las formas mañana por la noche, por cierto mañana puedes llevar ropa interior a la oficina, y ponerte la ropa que quieras.

L.- Vale, solo una cosa, si me vas a ceder el viernes hoy miercoles y mañana jueves, follame como tu solo sabes.

J.- Muy bien, lo hare, por cierto en los meses que llevamos juntos, tenemos una asignatura pendiente y lo sabes no?

L.- Si el sexo anal, verdad.

J.- Si.

L.- Sabes que lo intento, pero tu polla es muy gorda, y me duele mucho, siempre te digo que algún día sere capaz pero, si quieres lo intentamos.

J.- Bien ve a por vaselina.

Nunca habiamos consumado un orgasmo ni ella ni yo practicando sexo anal, le dolia de manera sobrenatural, ella siempre alegaba el grosor de mi polla, y era algo, que queria solucionar.

L.- Toma la vaselina.

J.- No, no me la des ami, quitate la camisa blanca, y la falda negra.

Laura rapidamente dejo la vaselina en la mesa y procedió a quitarse las prendas que yo habia ordenado, enseguida se quedo solo con las medias hasta el muslo y las botas negras altas.

J.- Ahora, date la vuelta, arrodillate en el suelo y date vaselina en el culo.

Yo mientras me estaba quitando la ropa desde el sofa, viendo la imagen de Laura en el suelo con el culo en pompa dandose el lubricante, desde mi posición pude ver como su coño estaba lleno de flujo vaginal, una vez que ella noto que me arrodille, tras ella dejo de lubricar su culo, para no ser demasiaco duro, la primera embestida tuvo como destino el coño, cosa que ella agradeció con un gemido de placer, tras unos segundos, en su coño, saque mi polla y note como ella se puso rigida, y vi como su ano, perdia la tranquilidad que mientras me la follaba por el coño tenia, me acerque a su nuca y la dije:

J.- tranquila, no te pongas tensa, imagina que el viernes al hombre al que te cedo solo quiere follar tu culo.

Esta frase le hizo excitarse aún más y su cuerpo vino hacia mi, tocando su culo mi entrepierna, y me dijo.

L.- Follame el culo, quiero hacerlo.

Apunte mi polla sobre el y muy despacio fue entrando, sin problemas, se notaba que no estaba tan tensa como otras veces y quizas si mucho más excitada, logre meterla casi hasta la mitad y tras esto la saque un poco más ante los grititos de dolor de Laura, otra vez decidí meterla esta vez casi hasta dentro y los gritos de dolor, cambiaban, convirtiendose en placer, en ese momento todo fué mucho más facil, entraba y salia sin problemas, ella con su mano derecha se frotaba mientras el clitoris y yo tenia una mano en sus caderas y otra tiraba de su larga melena hacia mi, mi orgasmo no tardo en llegar, y por sus gemidos el suyo tampoco, fue increible, como sus manos se vencieron y caimos los dos derrotados al suelo, tras esto saque mi polla de aquel pequeño agujero y de su culo fué saliendo el semén que yo la habia entregado, nos pusimos en pie agotados y nos duchamos juntos, nos fuimos a la cama sin cenar, y yo pensando en el día siguiente en el que le daria la contestación afirmativa a Carlos.

CONTINUARA.
Tags: relatos,puta,esposa,novia,sado,cornudo,dominacion,cuckold,cuernos,sumisa

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *